Spread the love

Un nuevo material polimérico que cambia de forma puede conducir a avances en las curaciones de heridas y procedimientos quirúrgicos.

Imagine un stent cardiovascular que tiene una forma cuando se inserta quirúrgicamente y luego otra cuando se expande dentro de un vaso sanguíneo, reaccionando al calor corporal del paciente.

Ese tratamiento puede estar más cerca de la realidad de lo que pensábamos.

Este tipo de tratamiento innovador puede estar más cerca de la realidad de lo que pensábamos, gracias a la investigación pionera en las universidades de Syracuse y Bucknell.

Los avances quirúrgicos y sobre las curaciones pueden estar en el horizonte gracias a un nuevo material polimérico.

El material es un nuevo tipo de polímero con memoria de forma que podría tener un gran impacto en el cuidado de la salud.

Imagen relacionada

Los materiales suaves, gomosos e inteligentes que pueden cambiar de forma en respuesta a estímulos externos como cambios de temperatura o exposición a la luz.

Pueden mantener cada forma indefinidamente y retroceder cuando se les activa para hacerlo.

La variedad específica de este tipo de polímeros inteligentes desarrollada por los investigadores de Syracuse y Bucknell es un polímero que es compatible con las células vivas y cambia de forma cuando responde a la exposición enzimática.

No necesita ningún desencadenante adicional o estímulo externo para funcionar.

Con propiedades como estas, los investigadores creen que puede responder directamente a ciertos comportamientos celulares como la curación de heridas.

El estudio del equipo de investigación sobre los polímeros con memoria de forma activada enzimáticamente ya la puedes encontrar publicada en Acta Biomaterialia en su publicación de enero de este año.

a) Rol de cuidado de heridas

El tipo de tratamiento de heridas que este polímero hace posiblemente suena un poco como algo de la ciencia ficción.

Los cambios físicos que produce son comparables a los apósitos para heridas autoaccionables.

Esto es, podrías colocarlo sobre una herida y, a medida que el tejido se remodela y degrada, este polímero inteligente lentamente cerrará la herida.

Así es que podría adaptarse para desempeñar un papel en el tratamiento de infecciones y cáncer ajustando la química del material.

b) Potencial para el tratamiento del cáncer y productos farmacéuticos

Luego, el equipo planea investigar cultivos de células cancerosas y de macrófagos con el objetivo de descubrir usos prácticos para su polímero inteligente.

Esperan utilizar concentraciones enzimáticas más bajas, creadas con una actividad celular menos extrema.

Los usos futuros del material pueden incluir medicamentos que se activan solo cuando ciertas células o un órgano se encuentran en el estado fisiológico correcto, en andamios que guían la regeneración de tejidos y en biosensores de toma de decisiones que pueden ayudar al tratamiento del paciente.

Los tratamientos con este polímero inteligente como los que se describen aquí pueden demorar un poco antes de ponerse en práctica en el campo de la medicina.

Sin embargo, lo que nos espera en un futuro no muy lejano será un gran apoyo en el tema de curación de heridas y lo que puedan alcanzar en cuanto a su activación celular ¡Sensacional!