Viaja a Miami y visita Key West… sencillamente es un viaje para no olvidar

¿Quieres visitar Miami y hacer algo un tanto diferente? Bueno, nada mejor que visitar Key West.

Hace tiempo volamos en Volaris aprovechando una súper promoción y quisimos hacer algo diferente, por lo que nos topamos con la propuesta de pasar una semana descubriendo los encantos de esta parte de Miami.

Lo mejor una vez estando en la ciudad es conducir por los hermosos Cayos de Florida desde Miami hasta Cayo Hueso, este es un clásico viaje por carretera y desde aquí comienza la emoción.

Key West es la ciudad más austral de los Estados Unidos, a solo 4 horas de Miami en la pintoresca carretera costera de ultramar con un montón de cosas interesantes (y cursis) que hacer durante el viaje de 110 millas, que incluye el cruce de 42 puentes diferentes.

Ninguna visita al sur de la Florida estará completa sin que visites la carretera ¡Especialmente si te gustan los piratas, la tarta de lima, los deportes acuáticos y la música en vivo!

Como te decía, lo mejor es rentar un auto y si te gusta la emoción, entonces renta un Jeep.

Esta será la mejor forma de experimentar los pintorescos Cayos de Florida ante el volante de un descapotable y lo mejor es que puedes rentarlo desde que llegas al aeropuerto.

Una vez en el Jepp, nos dirigimos a Marathon Key bajo la cálida luz del sol para tomar fotos y disfrutar del lugar.

Si bien puedes conducir directamente de Miami a Key West en aproximadamente 4 horas, también hay muchas cosas interesantes para ver en el camino por lo que te recomiendo viajar en el transcurso de 2 días, pasar una noche en Marathon antes de continuar hacia Key West.

Y eso fue exactamente lo que hicimos, reservamos una habitación en el hermoso Faro Blanco Resort.

Mientras estés en Marathon, puedes visitar sus restaurantes para degustar todo tipo de sabrosos pescados frescos capturados localmente.

Después de visitar la localidad puedes continuar tu camino y conducir sobre el vibrante océano azul durante un largo rato en un puente que parece no terminar nunca. De hecho esta fue una de mis partes favoritas de la carretera al llegar a los Cayos de Florida.

El Seven Mile Bridge fue construido originalmente en 1912 para el tráfico ferroviario.

Podrás cruzar el camino hacia Cayo Hueso o te estacionas justo al norte del puente en Mile Marker 47 en Marathon, puedes caminar o montar en bicicleta a Pigeon Key a lo largo del tramo anterior.

Seguimos nuestros camino hasta Key West y entre las cosas que puedes hacer son:

  • Aprende a navegar: Reúne a algunos amigos y alquila un barco para tomar clases de vela y explora las islas.
  • Ir a bucear: Sumérgete en el océano y nada con tortugas marinas, tiburones nodriza, peces loro y langostas en los arrecifes poco profundos de Key West. Únete a una excursión en barco o haz snorkel desde la playa en el Parque Estatal Fort Zachary Taylor.
  • Hemingway House Cats: Si eres amante de los gatos podrás visitar la antigua casa de Ernest Hemingway quien vivió ahí en los años 20’s y hacerte amigo de los aproximadamente 50 gatos de seis dedos que viven allí.
  • Puestas de sol de Key West: Las puestas de sol en Key West son algunas de las mejores que he visto en mi vida. Tomar una cerveza y mirar con asombro desde Mallory Square mientras el sol cae bajo el Golfo de México, pintando el cielo en brillantes tonos de rosa, púrpura, amarillo y naranja, sencillamente es todo un espectáculo.
  • Pastel de lima: esta delicia nació en Cayo Hueso a principios del siglo XX. Está hecho con las limas pequeñas nativas de la zona, más sabrosas que las limas regulares.
  • Bar Hopping Duval Street: A lo largo de toda una milla encontrarás pequeños bares y antiguas mansiones victorianas. Ahí podrás escuchar a una banda en vivo que tocan jazz, música cubana o salsa.

Como todo en Estados Unidos, no tendrás ningún problema en alojarte, así que no te preocupes o puedes hacer tus reservaciones con tiempo. Así de fácil y emocionante resulta un viaje a Key West.